ATE Rosario - Asociación de Trabajadores del Estado Rosario
ATE Rosario - Asociación de Trabajadores del Estado Rosario

Asociación Trabajadores del Estado

- Seccional Rosario -

Compartir:


Paritaria 2018: recuperar lo perdido y conquistar un salario digno

Ya empiezan a escucharse los mandatos para la próxima discusión paritaria. Con salarios que vienen perdiendo año a año frente a la inflación y el ajuste, no podemos permitir un techo de aumento del 15% como pretende el Gobierno Nacional.


Descargar archivo relacionado

Los últimos días ya se leyeron y escucharon en los principales medios de comunicación a funcionarios planteando un nuevo techo a la paritaria: 15%. Algo que parece de otro país, teniendo en cuenta que, según informará estos días el INDEC, la inflación de 2017 rondará el 25%, en tanto que en Rosario se estima por encima del 30%. Y más aún cuando recordamos que el año pasado el techo pretendía ser del 20% porque el gobierno prometía que la inflación sería de entre el 12% y el 15%.

Ninguna de esas metas fue cumplida, tal como las promesas de campaña, que se perdieron detrás de los aumentos de precios y de los tarifazos, escondidas tras los gases lacrimógenos que se usaron para aprobar la reforma previsional a la que el pueblo en las calles se opuso férreamente.

Ahora quieren plantearnos un techo irrisorio, digitado a través del ajuste brutal que está soportando la clase trabajadora. Porque es sobre nuestras espaldas que recae el peso de los aumentos de todo menos de nuestros ingresos. Y no sólo hablamos de la inflación: también nos persigue el fantasma de la desocupación, se multiplican los despidos tanto en el ámbito público como privado, se incrementa la persecución a la dirigencia gremial y social y la represión de la protesta, que crece justamente para defender los derechos que nos quieren arrebatar.

Nuestros propios compañeros y compañeras de la Junta Interna de ATE en el INDEC elaboran periódicamente un informe llamado “¿Cuánto debería ser nuestro salario como mínimo?”. En el último trabajo publicado, al 30 de noviembre de 2017 establecen que no deberíamos percibir menos de $ 25.884,5 para poder vivir dignamente con nuestras familias. Una cifra que está muy lejos de lo que cobramos la mayoría de los estatales de los tres niveles de la administración pública y mucho más distante aún del salario mínimo que el gobierno estableció en $9.500 y alcanzará los $10.000 en julio próximo.

Pero van aún más allá. El 10 de enero publicaron un ejercicio sobre la pérdida salarial que venimos sufriendo. Allí estiman que los y las estatales padecemos una caída del poder adquisitivo de un 8,3% entre el salario de noviembre de 2017 y el del mismo mes de 2015. Por ello, aseguran que en los últimos dos años “el cambio nos pulverizó dos sueldos y un aguinaldo”, basándose en el salario que percibe un trabajador de categoría D0 del convenio SINEP de la Administración Pública Nacional. También establecen que quienes nos desempeñamos en el Estado hemos tenido una pérdida superior al promedio de ingresos del sector privado, que en el mismo período perdió un 3,5%.

 

El pacto fiscal en la paritaria provincial

Paralelamente, hay que recordar que, a nivel provincial, las imposiciones que implica el Pacto Fiscal firmado en noviembre con la Nación atentarán contra los salarios y las condiciones de trabajo de los y las estatales. En ese convenio, entre otros puntos, las provincias se comprometieron a adherir al régimen de Responsabilidad Fiscal que plantea la imposibilidad de aumentar el gasto real en los próximos años. Si se tiene en cuenta que el 60% del gasto de las provincias está destinado al pago de salarios y jubilaciones, lo que se plantea claramente es que ahí residirá la variable de ajuste para cumplir con lo pactado. Además, el gobierno nacional se comprometió a habilitar líneas de créditos especiales para financiar los programas de jubilaciones anticipadas y retiros voluntarios en provincias y municipios. Está a la vista que vienen por nuestro trabajo, nuestras jubilaciones y nuestros salarios.

Ya el año pasado, la paritaria firmada a espaldas de los trabajadores fue del 25% en tres cuotas. Para salarios muy bajos como los que se perciben en la provincia, eso hizo que en agosto, cuando se cobró la última parte del aumento, quienes se encuentran en las categorías más bajas apenas alcancen los $13.000, con lo que ni siquiera se logra cubrir la canasta básica que estipula el INDEC, ubicada por encima de los $15.000.

Por todo esto no podemos aceptar que se imponga un techo a la próxima negociación paritaria. Porque el techo se lo ponen a nuestras necesidades y son en base a ellas que se deben definir nuestros ingresos. Tenemos que defender el salario de los trabajadores y las trabajadoras porque es la única garantía para vivir dignamente, tal como establece nuestra Constitución Nacional. Y en esa defensa, el camino es defender todos los puestos de trabajo, recuperar el poder adquisitivo perdido en los últimos dos años y exigir que se nos pague, como mínimo, lo necesario para cubrir nuestras necesidades.

 

* ATE Rosario


Tags de noticia: Gremiales