ATE Rosario - Asociación de Trabajadores del Estado Rosario
ATE Rosario - Asociación de Trabajadores del Estado Rosario

Asociación Trabajadores del Estado

- Seccional Rosario -

CTA Autónoma Regional Rosario

Compartir:


El “paritario” Jorge Hoffmann hambrea a los trabajadores

A raíz de la firma de un acuerdo salarial que no satisface las necesidades de los trabajadores del Estado, ATE Rosario denuncia que los salarios mínimos de los estatales santafesinos no lograrán superar el límite de pobreza establecido por el último estudio del Indec. Lo pactado entre el “paritario” Jorge Hoffmann y el gobierno provincial hará que miles de trabajadores y trabajadoras sean pobres, aún luego de cobrar el total del aumento, en agosto.



En menos de una semana, dos hechos configuraron el escenario salarial de los trabajadores del Estado de la provincia de Santa Fe. Por un lado, el jueves pasado, a pesar de una nutrida oposición, el “paritario” Jorge Hoffmann, junto a quienes lo secundan al frente del Consejo Directivo Provincial (CDP) de ATE, aceptó la propuesta del gobierno de un aumento del 21% en dos cuotas (marzo y julio), con un 4% retroactivo a febrero. Por el otro, el INDEC dio a conocer las cifras sobre pobreza e indigencia para diciembre de 2016, cuyas conclusiones implican que, aún con el aumento acordado, muchos trabajadores y trabajadoras del Estado santafesino serán pobres.

Acuerdo paritario

Aunque aún ninguna de las partes firmantes del acuerdo ha difundido el acta paritaria, en abril los trabajadores del Estado santafesinos cobrarán dos veces, con dos recibos de sueldo: uno correspondiente al salario de marzo (que ya estaba liquidado) y otro después, de manera complementaria, que debería incluir el 4% correspondiente al mes de febrero y el 17% respectivo a marzo (el 4% que ya se tenía más el 13% que se agrega en marzo).

Para esa liquidación, según trascendió, se habría acordado una “garantía de aumento mínimo de $3.000” para todos los trabajadores y las trabajadoras. Por ello se estima que, en los casos en que los porcentajes de aumento impliquen sumas inferiores a ese monto, se establecerá una parte “en negro”. Además, esa “garantía” sería sólo para ese recibo, por única vez, con lo cual quienes la reciban se encontrarán con una baja cuando perciban el salario de abril, que se cobra en mayo, ya que sólo tendrán el porcentaje real de aumento, sin la “garantía”.

Finalmente, será recién en el salario de julio, a cobrarse en el mes de agosto, que se percibirá el último 8%, alcanzando así el 25% difundido por el gobierno y el CDP. Según los cálculos que la Secretaria de Finanzas de ATE Santa Fe, Patricia Mónica Rudel, brindara en el último plenario de delegados en Casa España, ese porcentaje implicará un promedio de aumento de entre $2.500 y $2.600 de bolsillo.

De esta manera, las categorías 1 y 2 de sectores como Educación, Desarrollo Social y Servicios Generales de Salud, entre otros, no alcanzarán un salario de $13.000. Esto significa que, en agosto próximo, más de la mitad de los trabajadores del Estado de la provincia no lograrán sobrepasar la línea de pobreza que el INDEC estableció para diciembre de 2016.

La línea de pobreza

Esta semana, el INDEC difundió un informe en que analiza los números de la pobreza y la indigencia en la Argentina medidos hasta diciembre de 2016. Allí, establecen que un 30,3% de la población del país es pobre. Muchas de esas personas son trabajadores del Estado de la provincia de Santa Fe.

Aunque el informe no da una cifra exacta, porque el monto varía según la composición familiar y la región del país, se puede establecer lo que una familia necesita, como mínimo, para no ser pobre. Esos requerimientos incluyen una Canasta Básica Alimentaria (CBA) a la que se suman bienes y servicios no alimentarios para conformar la Canasta Básica Total (CBT).

Si se toma una familia tipo compuesta por una pareja de hombre y mujer, ambos de 35 años, con dos hijos varones de 6 y 9 años (que es el modelo tomado por la Junta Interna de ATE-Indec para la realización de sus informes) que habiten en la provincia de Santa Fe, el ingreso necesario para no ser pobres deberá ser de $ 13.104,7.

Estas cifras, vale remarcar, son las correspondientes a diciembre de 2016. Probablemente el monto necesario para satisfacer las necesidades mínimas de un trabajador o trabajadora y su familia hayan aumentado hasta hoy y lo hagan aún más hacia agosto próximo.

Basta de salarios de miseria

Cuando desde ATE Rosario decimos que es necesario que ningún trabajador perciba menos de $25.000, no se trata de una cifra caprichosa. El número está en relación directa a los estudios que periódicamente elaboran y publican quienes conforman la Junta Interna de ATE en el Indec, donde establecen cuál debería ser el salario mínimo que debe percibir un trabajador o una trabajadora para satisfacer sus necesidades y las de su familia. Se trata de establecer pisos mínimos que otorguen dignidad a quienes viven de su salario.

A sabiendas de los bajos niveles salariales que poseemos los trabajadores del Estado en la provincia de Santa Fe es que también establecemos esta cifra. Porque no podemos seguir aceptando que se discutan y se acuerden porcentajes que, aplicados a salarios miserables, no implican más que migajas. Porque de esta forma, quienes sostenemos las políticas públicas en los territorios, quienes somos la cara visible del Estado y resguardamos los derechos de la población, cobramos salarios que ni siquiera sobrepasan lo necesario para no ser pobre según los datos oficiales.

Desde ATE Rosario repetimos una vez más que no queremos ajuste salarial, que no queremos más aumentos bajos y en cuotas que licuan año tras año nuestro poder adquisitivo y que necesitamos con urgencia una recomposición salarial que permita vivir con dignidad a todas las familias de trabajadoras y trabajadores del Estado en la provincia de Santa Fe.

*Equipo de Comunicación ATE Rosario.